• 5
    May
    , by Alex

Todos los expedicionarios fueron sometidos a exploraciones oftalmológicas que se realizaron en Bilbao justo antes de la expedición y al volver del K2 para valorar posibles cambios a nivel ocular.

Debido a las bajas concentraciones de oxígeno a la que se sometieron los expedicionarios, se espera encontrar cambios a nivel estructural en un órgano tan vascularizado como el ojo y en contacto directo con el cerebro. Inicialmente se valoró el estado de la visión de todos los participantes a la expedición midiendo el número máximo de letras leídas.

Se valoró el estado inicial de las estructuras oculares (retina, coroides y nervio óptico) mediante una tomografía de coherencia óptica (OCT). La OCT es lo que se conoce popularmente entre la población como un “escáner” del ojo que es capaz de medir el grosor de la retina (lugar donde se captan las imágenes), la coroides (que es el tejido mas vascularizado del cuerpo humano) y el nervio óptico (que transporta los impulsos nerviosos al cerebro).

Con la angiografía-OCT podemos medir el flujo de sangre que llega a nivel de la retina y del nervio óptico para poder ver si hay cambios en estos tejidos a consecuencia de la hipoxia (baja concentración de oxígeno) y la hipercapnia (concentraciones elevadas de CO2) a la que nos hemos sometido por la gran altura.

Mediante la tomografía podemos medir cambios en el nervio óptico (A) tanto a nivel del flujo de sangre que llega con la angiografía-OCT (B) como en el grosor de la capa de fibras nerviosas medidas con OCT (C) que puede traducir estadios iniciales de edema a nivel cerebral debido a la altitud

Mediante la tomografía podemos medir cambios en la retina y coroides de la zona macular (punto de máxima visión del ojo) (A) tanto a nivel del flujo de sangre que llega a la macula con la angiografía-OCT (B) como en el grosor de la retina y la coroides (C) que varía debido a la altitud.

En la figura que sale el nervio óptico (esa redonda blanca con venas y arterias)

A: foto en color del nervio óptico

B: OCT-A (tomografía de coherencia óptica-angiografía) de los vasos del nervio óptico donde se mide el flujo de los vasos de la retina

C: diagrama sectorial del grosor de la capa de fibras nerviosas de la retina para valorar la presencia de edema del nervio óptico



En la otra foto:

A: foto en color del polo posterior del ojo donde se observa la mácula (cuadro) que es el punto de máxima visión del ojo

B: OCT-A ( tomografía de coherencia óptica-angiografía) del plexo superficial de la retina donde se mide el flujo de la macula

C: tomografía de coherencia óptica (OCT) donde se observa un corte transversal de la mácula donde se puede ver todas las capas de la retina

PROYECTO EXTREM GENETICS DE ALEX TXIKON:
Dr. José Manuel Soria
Unit of Genomic of Complex Diseases. Biomedical Research Insitute Sant Pau (IIB-Sant Pau). Barcelona.
Dra. Lexa Nescolarde
Emma Roca
Research Centre for Biomedical Engineering, Universitat Politècnica de Catalunya, Barcelona, Spain.
Dra. Laura Pelegrin
Oftalmology Department. Hospital Clinic. Barcelona.