• 19
    Mar
    , by Alex

Todo listo para el ultimo ataque al K2 (8611m), pero no el último ataque por que yo
quiera sino porque tras mucho tiempo de deliberación y consultar nuevas
posibilidades ha llegado el momento de regresar a casa. Después de tanto trabajo me
da muchísima pena marcharme. Estamos recogiendo y desmantelando nuestro hogar
en estos tres meses y no dejó de recordar esta última ascensión en esta preciosa
montaña que tengo ante mí.

Día 14, 10:00 a.m. Partimos del Campo Base y a paso lento, para no desgastarnos,
llegamos en algo menos de 7 horas al Campo 1. Vamos a tener que intentarlo campo
a campo, paso a paso. El mes de febrero el viento no ha cesado y no hemos podido
preparar la ascensión como nos hubiese gustado. Cómo dije hace un par de años, el
K2 hay que intentarlo al menos durante 3 años consecutivos, para mi eso es intentar
el K2 de verdad.

Llegamos al C1 a 6100 metros. Cheppal, Walung, Geljen, Pasang y yo con una
perfecta coordinación con Felix e Ignacio que nos han abastecido el C1 por si algo
había salido volando y ayudarnos a montar las tiendas, y volvieron al Campo Base, ya
que los próximos días nos tendrían que ayudar a retirar y recoger todo del Campo 2
para abajo.

El día es bastante peor de los esperado en cuanto a la metereologia se refiere, pero
logramos arreglarnos y nos separamos en equipos de dos para dormir. La mañana del
día 15 es estable pero el ambiente se complicaba cada momento y sufrimos la
primera baja de uno de nuestros miembros, Geljen había pasado mala noche y
notaba molestia en el costado. Los compañeros de campo Base ascendían para
encontrarse con Geljen y ayudarle a bajar. Los demás, seguimos adelante y a paso
lento llegamos en tan solo 3 horas al campo 2. Nuestra intención era seguir, pero el
tiempo no nos lo permitió, así que descansamos a 6500 metros. A la mañana
siguiente, Wallung había pasado maña noche, vomitando y vomitando, y le dije que
volviese a Campo Base que no le iba a dejar subir así. Felix e Ignacio salieron
nuevamente a por él, para ayudarle a bajar, ya que bajaba en muy mal estado. Ellos
obtienen el punto máximo de potencia y resistencia en una expedición, mucho antes
que nosotros, pero al final acaban sufriendo algo más que nosotros.

Dia 16. Llevaba despierto desde las 05:30 y estoy alucinado con el espectacular
amanecer que tengo ante mi. Desmontamos una tienda y continuamos en la
aventura Cheppal, Pasang y yo. Ascendemos con mucho peso ya que vamos
equipando, solo hay cuerdas fijas desilachadas cada 20 metros, y si te fías de eso te
puedes matar o la segunda opción, te eternizas haciendo maniobras  de subida y de
bajada cansado. Por lo tanto, dos opciones cada cual más peligrosa.

En la Chimenea House tan tolo encontramos 30 metros de coreana nueva. Seguimos
por el Campo 2 alto y vemos muchísimos restos de alpinistas que se han quedado en
la montaña…el viento frío y de componente sur nos empieza a soplar de lleno.
Seguimos equipando fácilmente ascendiendo por tres líneas de cuerda viejas y
equipando una nueva línea alcanzamos los 7020 metros. Montamos una tienda ya
que el Jet Stream se asoma por el balcón. Nos resguardamos del fuerte viento y
disfrutamos de las maravillosas vistas únicas del Karakorum invernal. Sacó mi cámara
y no puedo dejar de fotografiar y grabar este precioso paisaje sin igual. Cheppal se
queda en la tienda ya que tiene un dedo un pelin tocado, aunque no es nada
preocupante, y Pasang y yo salimos a equipar los próximos metros. Superamos los
7150 metros llegando a un emplazamiento de tiendas. Sabemos que de aquí en
adelante, sólo hay opción de usar cuerdas viejas y que sólo podremos subir si la
meteo nos da una ventana. Descendemos y me doy cuenta que desafortunadamente
me he dejado el Inreach en la mochila y que por lo tanto, no marca esa última salida
de Pasang y mía muy disfrutona y productiva.

Nos resguardamos en la tienda y esperamos toda la noche sin pegar ojo a que el
viento amaine y nos de una ventana, sabemos que la cumbre esta difícil pero desde
donde estamos, en menos de 5 horas, podemos llegar a C4 y en 4 horas más al pie
del Cuello de Botella.

Seria muy positivo poder alcanzar esa cota para poder entender mejor esta hermosa
montaña y trasmitir al resto de compañeros lo que se puede vivir allí arriba para
saber como ascenderla de verdad. Pero, pasan las horas y el viento constante supera
los 50 km por hora.  No quiero arriesgar nuestras vidas para poder decir que hemos
llegado más alto que alguien para no obtener nada. Quiero que tanto yo como todo
mi equipo sigamos viviendo y soñando con estas aventuras. Decidido, nos bajamos.
Son momentos duros desmontando el Campo 3 pero conseguimos desmontarlo.
Entre los tres llevamos 200 metros de semiestatica, 4 piolets quark, 8 tornillos de
hielo, 5 epigas primus especiales para invierno que derriten el hielo a menos de 40º,
3 sacos, 3 esterillas, un msr reactor, una tienda de campaña, 3 esterillas y un poco de
comida y mucha bebida.

Comenzamos a destrepar pasando un mosquetón por nuestra línea y rapelamos muy
rápido hasta el Campo 2. Allí seguimos recogiendo 15 kg de basura para bajarlo al
Campo Base. Seguimos descendiendo hasta Campo 1 y allí desmontamos la última
tienda y bajamos el molde para hacer los iglúes. Es una pena que no pudiésemos
montarlo allí como en Campo Base y en Campo Base Avanzado. Pero el aprendizaje
siempre es una nueva oportunidad. Empezamos a rapelar por nuestra línea ya que
Felix e Ignacio habían limpiado de Campo 1 hasta Campo Base Avanzado, buen
trabajo por parte de ellos. Llegamos al Campo Base y lo bueno es que de los 3.000
metros que hemos equipado, hemos descendido unos 1.200 a lo largo de la
expedición, unos 200 metros de glaciar y el resto de arriba. Hemos conseguido
recoger toda la basura generada y bajarlo al Campo Base más parte de la basura que
nos hemos encontrado en la montaña, entre los cuales, 200 metros de coreana, 4
sacos amarillos y 30 kgs de restos recientes. Para ello, la ayuda de Felix e Ignacio ha
sido fundamental.

Por otro lado, en el Campo Base, los compañeros han empaquetado y reciclado
aproximadamente 200 kg en sacos de 25kg, diferenciado en plásticos de latas y
basura. 5 bidones de heces. Sólo hemos dejado en la montaña 1.800 metros de
cuerda fija, el resto está en el Base. Me parece muy importante concienciar del
impacto en la montaña. Tenemos que hacernos cargo de esto si de verdad somos
amantes de la montaña.

En el K2 invernal creo que es 100% efectivo arrojar lo que no puedes bajar encima de
6700 hacia abajo incluso de algo más alto. Por ello, arroje los cientos de kilos de cuerda que nos encontraban en el próximo campo de altura hasta que los bajamos a
Campo Base. En verano alguno o alguna reitero se acordaran de nosotros con el resto
de cuerdas fijas que hemos dejado y el deposito con todo lo utilizable para los amigos
de 7 summits.

Por último, quiero aclarar varios temas importantes:
- Junto a la importancia de recoger la basura y material de la montaña, querría
añadir que en la evacuación de Nuri en el helicóptero debido a las
congelaciones del dedo índice, aprovechamos para meter 3 sacos de basura
reciclada en el mismo helicóptero. Mucha gente de Pakistán nos felicitó ya que
decían que nunca se había bajado basura en el helicóptero.

- Los metereólogos han hecho una labor magnifica pero el K2 no deja a nadie
indiferente, ya que es difícil acertar. Por ello, de cara al año que viene
colocaremos las estaciones metereológicas en los Campos de altura también
además de en el Campo Base. Este será uno de los primeros cambios o
mejoras.

- Se ha hablado mucho, quizás demasiado, de rutas o equipamientos paralelos
en este invierno en el K2. Aunque no he querido pronunciarme sobre este
tema ya que solamente hemos hablado de nuestro trabajo, pero quiero
remarcar que este invierno sólo se ha equipado una nueva línea de cuerda.
Concretamente, desde los 5.300 metros hasta los 7.150 metros equipando
3.000 metros de cuerda en 72 reuniones de las cuales tenemos filmadas las
primeras 46 reuniones en los que se aprecia que sólo se ha equipado una
única línea. Se nos ha juzgado de competitivos sin ser cierto. Nosotros hemos
seguido nuestra ascensión por la nueva línea que hemos creado. No teníamos
ninguna paralela. Incluso ello ha generado problemas a nuestra expedición ya
que el uso de cuerdas viejas deterioradas ha hecho que se liarán con nuestra
nueva línea y tuviésemos dificultades a la hora de rapelar ya que no podíamos
hacer limpieza para garantizar nuestra seguridad.

- Por último y en mi opinión para todo aquel o aquella que quiera intentar el K2
invernal. El K2 sólo será ascendido en marzo y por lo tanto, los que piensan
que el invierno acaba en febrero deberán intentarlo a primeros de diciembre
o hasta mediados de enero. Creo que con llegar al Campo Base a primeros de
febrero es suficiente, ya que en 3 o 4 días de trabajo se puede llegar a equipar
hasta el Campo 3 y en 6 días de trabajo hasta el Campo 4. Al llegar a casa
haremos pública toda la información reflejada en nuestra estación
meteorológica del Campo Base que reforzará nuestra tesis con datos reales.

- La única posibilidad será salir del Campo Base o Campo Base avanzado al
Campo 3 y de Campo 3 a 7.400 metros a cumbre y regresar a Campo 3. O
como Reinhold Messner nos dijo hace varias semanas, él cree que es posible
incluso desde el Campo 2. Si contamos en breve con la financiación
entrenaremos y trabajaremos mucho y muy duro para poder intentarlo desde
el Campo 2, cada día creo más en esta teoría.

- Ojalá otros alpinistas se apoyen en estas iniciativas de construcción de los
iglúes y la defensa del viento. Aguantarán para las expediciones de primavera
e incluso en verano si les mantienen cubriéndoles con nieve..