Txikon y ‘Sadpara’ logran llegar a la base del muro Kinshofer (6.050m)

Texto: Igone Mariezkurrena (CB Nanga Parbat)
13/01/2016

Magnífico y cualitativamente importantísimo el trabajo realizado hoy por Txikon y ‘Sadpara’: Han conseguido equipar la vía hasta la misma base del muro Kinshofer (6.050m aprox.), y depositar allí una tienda, comida y material. Eran las 7:30 cuando arrancaban desde el C1 (4.800m) azotados por el viento, y a las 15:30 contactaban con CB para comunicar que habían alcanzado la cota citada y que emprendían el descenso hacia el C1, y hacia el CB.

Han sido, por tanto, ocho horas de escalada técnica sin descanso sobre hielo vivo y en la sombra para salvar 1.250 metros de desnivel y fijar 500 metros de cuerda desde los 5.700m hasta los 6.050m. Los dos escaladores pretenden volver a subir mañana por las cuerdas fijas con todo lo necesario para superar el muro rocoso Kinshofer y establecer y aprovisionar el C2 (6.100m), donde tienen pensado pasar la noche.

Bielecki, Nardi y Czech, por su parte, han permanecido en el Campo Base. Durante la jornada de ayer los polacos y el italiano portearon algo más de material hasta los 5.700m, cota más alta anteriormente alcanzada por el equipo, pero no pudieron ascender más allá de lo 5.800m: un accidente hacía caer a Bielecki 80 meters couloir abajo, afortunadamente sin consecuencias graves más que contusiones y rasguños. A última hora de la tarde regresaban al Campo Base, donde descansan a estas horas.

Últimos largos antes de llegar a la base del Muro Kinshofer

Últimos largos antes de llegar a la base del Muro Kinshofer

Kinshofer_Base

ATxikon_Kinshofer_Base_2

Sadpara_Kinshofer_base

View_From_Kinshofer

 

ATxikon_Kinshofer_Base

 

 

 

       

Últimas noticias

 
DESAFÍO | Donde casi todo se acaba
En medio de Azpeitia, dentro de la ambulancia, a punto de que mi vida se apague, pregunto a Andoni Ormazabal una y otra vez:  Andoni, hiltzen ari naz!! Andoni hil ingo naz?? Mediados de marzo. Aún nos encontramos en Nepal; ya rondan en mi cabeza nuevos retos y sobre todo pienso que volveremos a intentar el
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que