Travesía andina de tres días

Ya teníamos ganas de cambiar de escenario. Por fin en “el cerro”.ALEXTXIKON_ARGENTINA_9

Dado que no contamos con demasiados días, nos decantamos por un plan que a priori parece sencillo y factible: hemos pensado en la doble ascensión al San Francisco (6.016m) y al Incahuasi (6.638m). El primero es un pico fácil y muy frecuentado tanto por los aficionados de la zona como por los turistas; su cercanía a la carretera que une las aduanas de Argentina y Chile la hace especialmente accesible. El volcán Incahuasi (en quechua: ‘casa del Inca’) es igualmente sencillo, pero su situación, algo más alejado de la carretera, lo vuelve más solitario. Aunque, en realidad, todo es tremendamente solitario aquí.

ALEXTXIKON_ARGENTINA_10

Pasamos la noche en uno de los varios refugios construidos al borde de la carretera, a unos 4.000 metros de altura. La pernocta nos sirve de aclimatación, y poco a poco nos vamos habituando al frío, el viento (no para) y el ambiente característicamente seco. Bien temprano por la mañana, apagamos el fuego, arrancamos el coche y nos dirigimos hacia la frontera; queremos cruzar a la parte chilena para acceder a la base del San Francisco.

Pero… malas noticias: la gendarmería nos informa que la frontera está cerrada y que desconocen cuándo les permitirán abrirla. Al parecer, la muerte de un montañero indio en Abril y en esta misma zona ha alterado los ánimos a ambos lados y todavía no han establecido nuevas normas de actuación. En definitiva, todavía no saben cómo gestionar el goteo de montañeros, y por el momento se limitan a no dejar pasar.

ALEX_TXIKON_ARGENTINA_1

De modo que nos vemos obligados a diseñar un plan B, y nos decantamos por una travesía de tres días, a una altura media de 4.500–5.000 metros. Y no nos arrepentimos. Qué gozada, qué paisajes tan alucinantes; es al mismo tiempo excitante e inquietante sentirse tan pequeño en la inmensidad. Durante tres días y tres noches, sólo las vicuñas (especie endémica parecida al guanaco, muy apreciada por su lana)  han sido testigos de nuestros pasos. Hemos caminado sobre arena, sobre pedreras, hemos cruzado riachuelos, hemos pisado nieve, hemos atravesado un enorme salar de unos 20 kilómetros, hemos pasado frío, el calor más asfixiante… una experiencia bien bonita y de sobra recomendable para los que tengáis en mente acercaros por aquí.

ALEXTXIKON_ARGENTINA_8

ALEXTXIKON_ARGENTINA_6

ALEXTXIKON_ARGENTINA_5

ALEXTXIKON_ARGENTINA_3

ALEXTXIKON_ARGENTINA_4

ALEXTXIKON_ARGENTINA_7

ALEXTXIKON_ARGENTINA_2

 

 

 

       

Últimas noticias

 
DESAFÍO | Donde casi todo se acaba
En medio de Azpeitia, dentro de la ambulancia, a punto de que mi vida se apague, pregunto a Andoni Ormazabal una y otra vez:  Andoni, hiltzen ari naz!! Andoni hil ingo naz?? Mediados de marzo. Aún nos encontramos en Nepal; ya rondan en mi cabeza nuevos retos y sobre todo pienso que volveremos a intentar el
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que