Tras una jornada más complicada de lo previsto, Alex Txikon y sus tres compañeros descansan a estas horas en el C1 (5.050m)

IMG_5858_tx
P1030869_tx
GROUP_tx

A las 9:30 de la mañana (5:30 en casa) y bajo una intensa aunque seca y ligera nieve, Alex Txikon, Ali ‘Sadpara’, Muhammad Kan y Daniele Nardi abandonaban el CB calzando raquetas y esquís que les ayudarían a abrir huella a través de la inesperada nueva capa de nieve (durante la noche del 7 al 8 de Marzo han caído unos 35-40 centímetros más). Eran alrededor de las 18:30 cuando vía walkie Ali ‘Sadpara’ comunicaba a CB que acababan de alcanzar los 5.050m del C1 tras casi diez horas de esfuerzo sin descanso.

Los cálculos de víspera, basados en el estado de la nieve el día anterior (bastante más estable y consistente que hoy), les habían llevado a pensar que unas seis o siete horas bastarían para culminar esta primera etapa en su segundo intento por hollar la cumbre del Nanga Parbat (8.126m).

Sin embargo, el terreno se ha mostrado bastante más trabajoso de lo previsto, la nieve era más profunda de lo esperado y, además, las dificultades tampoco han cesado una vez alcanzado el C1. Durante casi dos horas más, ya a oscuras, se han empleado a fondo hasta dar con el depósito totalmente enterrado bajo la nieve y poder así montar las tiendas.

La llamada que recibíamos en el CB a las 20:30 venía a confirmar que los cuatro alpinistas se encontraban ya dentro de las tiendas, agotados y acostados.

Mañana, 9 de Marzo, retomarán la escalada a las 9:00 de la mañana. El que va del C1 al C2 (6.100m) es, sin duda, uno de los tramos más delicados de la ascensión, pero el parte meteorológico con el que cuentan augura un día espléndido y soleado que, esperamos, facilitará la labor de los montañeros.

       

Últimas noticias

 
DESAFÍO | Donde casi todo se acaba
En medio de Azpeitia, dentro de la ambulancia, a punto de que mi vida se apague, pregunto a Andoni Ormazabal una y otra vez:  Andoni, hiltzen ari naz!! Andoni hil ingo naz?? Mediados de marzo. Aún nos encontramos en Nepal; ya rondan en mi cabeza nuevos retos y sobre todo pienso que volveremos a intentar el
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que