Tras horas de debate y deliberación, mañana arrancan de nuevo con el C2 (6.100m) de la Kinshofer en mente

Texto: Igone Mariezkurrena (CB Nanga Parbat)
8 de Enero de 2016

Horas de debate y deliberación en el seno del equipo liderado por Alex Txikon, para concluir finalmente que lo más acertado será ceñirse al plan inicial y atacar al Nanga Parbat invernal por su ruta normal (Ruta Kinshofer) a pesar de las malas condiciones que ésta presenta. Descartan definitivamente otras alternativas. A partir de mañana se abre una ventana de buen tiempo que parece se alargará durante cuatro días, tiempo que nuestra cordada aprovechará para montar su propia línea al menos hasta el C2 (6.100m).

El pasado 5 de Enero, tal y como lo anunciábamos a través de las redes sociales, los tres escaladores subían por segunda vez a su Campo1 (a unos 4800m; más bajo pero menos expuesto a avalanchas y grandes acumulaciones de nieve en comparación al C1 5.050m del año pasado) para depositar algo más de material y pernoctar. Lo que no hicimos público entonces es que a la mañana siguiente –6 de Enero– Txikon, ‘Sadpara’ y Nardi se adentraron algunos metros glaciar arriba, en dirección a la Mummery Ridge, con intención de chequear sobre terreno el estado de la ruta, sus grietas iniciales y los frentes de serac que la amenazan. Fue una breve incursión de unas dos horas, hasta los 5.200m, tras la cuál regresaron al C1 y seguidamente al CB, donde han deliberado hasta ahora.

La Mummery Ridge es el Plan B que por algunas horas han contemplado como alternativa a la Ruta Kinshofer que este año se ve francamente más técnica y dura que en invierno de 2015: especialmente el canal que va desde los 5.100m hasta la base del Muro Kinshofer es una verdadera pala de hielo vivo. Daniele Nardi tiene bien estudiada la Mummery Ridge, lo ha intentado durante tres años consecutivos, y ello los ha llevado a pensar por algunos momentos que podía ser una buena opción.

Sin embargo, finalmente ha pesado la experiencia y el conocimiento adquirido el invierno pasado en la Kinshofer; también han considerado que esta última, aunque dura, es más segura que la Mummery.

De modo que mañana arrancan de nuevo, esta vez con el C2 (6.100m) de la Kinshofer en mente. De momento cuentan con comida, gas, diverso material y, sobre todo, 1.800 metros de cuerda en el C1 (4.800m), a los que sumarán otros 600 metros que portarán mañana. Tienen, según las previsiones, cuatro días espléndidos por delante para trabajar.

En rojo, Ruta Normal o Kinshofer y las posiciones habituales de sus campos de altura. En verde, nuestro C1 de este año y la breve incursión en el glaciar en dirección a la Mummery Ridge. En negro, la Mummery Ridge.

En rojo, Ruta Normal o Kinshofer y las posiciones habituales de sus campos de altura. En verde, nuestro C1 de este año y la breve incursión en el glaciar en dirección a la Mummery Ridge. En negro, la Mummery Ridge.

ATxikon_5-1-16

ATxikon_5-1-16_3

ATxikon_5-1-16_4

ATxikon_Glacier_2

ATxikon_Glacier

       

Últimas noticias

 
DESAFÍO | Donde casi todo se acaba
En medio de Azpeitia, dentro de la ambulancia, a punto de que mi vida se apague, pregunto a Andoni Ormazabal una y otra vez:  Andoni, hiltzen ari naz!! Andoni hil ingo naz?? Mediados de marzo. Aún nos encontramos en Nepal; ya rondan en mi cabeza nuevos retos y sobre todo pienso que volveremos a intentar el
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que