Presentación de la expedición #Kangchenjunga 2014

Kangchenjunga 2014 Presentacion-2
Kangchenjunga 2014 Presentacion-3
Kangchenjunga 2014 Presentacion-1

Alex Txikon parte mañana hacia el que puede ser su undécimo duodécimo ochomil (el Shiha Pangma lo ha ascendido dos veces). El alpinista vizcaíno viaja al #Kangchenjunga, la tercera montaña más alta del planeta (8.556 m), donde intentará abrir una nueva ruta en su cara Noroeste, una inmesa pared de 3.000 metros de desnivel en uno de los ochomiles más difíciles que existen.

Alex Txikon tendrá como compañeros al kazajo Denis Urubko y el polaco Adam Bielecki, dos de los alpinistas más potentes del panorama internacional, con los que formarán una de las cordadas más fuertes del alpinismo actual.

Fieles a su compromiso con la montaña, los tres escaladores pretenden abrir la ruta en estilo alpino y sin la ayuda de sherpas ni oxígeno artificial. Las ‘normas’ del estilo alpino les impide adentrarse en la vía ni explorarla antes de que vayan a completarla, por lo que realizarán la aclimatación en la ruta británica de esa misma pared Noroeste, por la que precisamente tienen previsto descender una vez alcanzada la cumbre.

Durante la presentación de la expedición, realizada esta mañana en la sede de La Caixa en Indautxu (Bilbao), Alex Txikon reconoció el ”respeto” que le ofrece este nuevo reto tanto por “la exigencia física y técnica” de la nueva ruta como por “el estilo en el que vamos a afrontarla”, que implica escalar la pared entera de un tirón y llevando a cuestas en sus mochilas todo lo necesario. “En total calculo que cada uno llevaremos en torno a 10 o 12 kilos a la espalda”.

El alpinista de Lemoa indicó que “por la montaña de que se trata, por la ruta elegida y por el estilo en el que la afrontaremos, “este es seguramente el mayor reto al que me enfrentado nunca en el Himalaya”. Por eso, reconoció que en los últimos meses “la preparación mental ha sido tan importante como la física”, ya que “soy consciente de que los alpinistas del Este tienen una mentalidad a la hora de asumir riesgos a la que nosotros los occidentales quizá no estamos tan acostumbrados. Es una vía de alta dificultad técnica en la que tenemos que ser conscientes de los riesgos que asumimos”.

En cuanto a la ruta que van a realizar, que discurre por el centro de la pared y sube directamente hasta la cumbre principal del #Kangchenjunga, Alex Txikon destaca la zona de los seracs a media pared, “en la que tendremos que combinar velocidad, eficacia y precisión en la escalada” para minimizar los riesgos de aludes y caída de hielo”, así como la pared de granito “prácticamente vertical de casi 200 metros de altura que tendremos que escalar por encima de los ochomil metros de altitud”.

Alex partirá mañana mismo hacia Nepal y tras la marcha de aproximación, una de las más largas a un ochomil, prevé llegar al campo base en torno al 22 de abril. Tras el periodo de aclimatación, el grupo calcula que para mediados de mayo están ya preparados para adentrarse en la pared, cuya escalada les llevará cerca de 10 días desde que salgan del campo base hasta que retornen a él.

Alex no quiso olvidar durante la presentación a las firmas que han hecho posible afrontar esta expedición “y más teniendo en cuenta los tiempos tan duros por los que atravesamos”. Así que agradeció la confianza que han depositado en él Adidas, La Caixa, K35, Vicinay, Gorbea Rent y las firmas de material de montaña Roca, Fixe y Faders.

       

Últimas noticias

 
DESAFÍO | Donde casi todo se acaba
En medio de Azpeitia, dentro de la ambulancia, a punto de que mi vida se apague, pregunto a Andoni Ormazabal una y otra vez:  Andoni, hiltzen ari naz!! Andoni hil ingo naz?? Mediados de marzo. Aún nos encontramos en Nepal; ya rondan en mi cabeza nuevos retos y sobre todo pienso que volveremos a intentar el
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que