Objetivo cumplido: noche en el C2

Hoy sí. Alex Txikon, Ali ‘Sadpara’, Muhammad Kan y Daniele Nardi han alcanzado los 6.100m del C2 hacia las 16:00 de la tarde tras una jornada maratoniana no exenta de tensión que comenzaba a las 6:30 de la mañana.

Sabedores de que el día iba a ser muy largo, los cuatro escaladores programaron anoche sus alarmas para las 5:00 de la mañana, para poder así echar a andar a las 6:30, mucho antes de que el sol comenzara a calendar y pudiera agravarse el peligro de avalanchas.

Han avanzado algo lentos y tensos al principio, porque tanto en la travesía dirección oeste que va hasta el primer córner (5.150m) como en los primeros largos del corredor que sube hasta la base del Muro Kinshoffer la nieve es todavía muy profunda, “Hasta las rodillas”, detallaba Alex Txikon. Tanto es así que no han logrado desenterrar la cuerda fija, de modo que han ascendido hasta la reunión de los 5.600m sin ella, trazando una nueva línea a la izquierda de la original: “En los últimos 20 metros hemos pasado miedo, el terreno se inclina mucho”, nos relataba el propio Txikon vía walkie minutos después de llegar a la citada reunión, hacia las 9:00 de la mañana.

A medida que han ido ganando altura la calidad del terreno (250 metros de desnivel a la sombra) ha mejorado –“La nieve a penas se abría 10-20 centímetros a nuestro paso”–, pero ha entrado en juego el viento que ha soplado con fuerza provocando coladas de nieve que caían desde lo alto de la parte más occidental del Muro Kinshoffer alcanzando, en ocasiones, a los cuatro alpinistas: “A partir de los 5.600m el viento nos lo ha puesto francamente difícil, las fuertes ráfagas levantaban nieve constantemente, y el Muro no dejaba de escupir. Qué frío”.

Finalmente, tras unos últimos metros de travesía dirección oeste, al sol y con nieve de nuevo más profunda, alrededor de las 14:30 de la tarde llegaban a la base del Muro Kinshoffer, a unos 5.900 metros de altura. A partir de este punto, 250 metros de desnivel en terreno mixto que han solventado con bastante facilidad y, sorprendentemente, escasos 50 minutos después los veíamos salir a la arista superior; no quedaban más que 75 metros para llegar al C2.

A las 16:00 recibíamos una nueva llamada, esta vez para comunicarnos que los cuatro estaban ya trabajando para acondicionar el C2 donde pasarán la noche satisfechos por el trabajo realizado y esperanzados con que el tiempo les permitirá mañana seguir avanzando: “Han sido diez horas muy duras, ahora necesitamos descansar”, se despedía Txikon.

       

Últimas noticias

 
DESAFÍO | Donde casi todo se acaba
En medio de Azpeitia, dentro de la ambulancia, a punto de que mi vida se apague, pregunto a Andoni Ormazabal una y otra vez:  Andoni, hiltzen ari naz!! Andoni hil ingo naz?? Mediados de marzo. Aún nos encontramos en Nepal; ya rondan en mi cabeza nuevos retos y sobre todo pienso que volveremos a intentar el
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que