LOIU-KATMANDÚ | ¡La aventura ha comenzado!

1-16

La aventura ha comenzado; ya estamos en Katmandú. Nos ha costado mucho llegar hasta aquí, las expediciones invernales son muy costosas y requieren un sobre esfuerzo, pero este es nuestro sueño y lo vamos a dar todo para aprovechar esta oportunidad que nos han brindado todos y cada uno de nuestros patrocinadores, sin ellos esto no sería posible, ellos son nuestro motor y nuestras piernas, también a todo el equipo que formamos esta aventura, toda la prensa que ha dado difusión a la expedición y todos vosotros que me demostráis un apoyo inmenso cada día. Entre todos formáis la ilusión que transportamos en la mochila desde el aeropuerto de Loiu en Bizkaia hasta los 8848 metros de la cumbre más alta del planeta.

1-2

 

1-6

 

1-1

 

1-5

 

1-8

 

1-18

Tenemos por delante meses de mucho trabajo, muchas decisiones que deberemos tomar y demostrar al mundo que los límites están para intentarlos, y quizás, romperlos, pero siempre con la cabeza fría, midiendo cada momento y respetando tanto a la montaña como a nosotros mismos y a todos los que nos rodean.

1-10

 

1-13

Al fin y al cabo, soy un afortunado tratando de aprovechar estas oportunidades que nos brinda la vida. Para finalizar, cómo bien me dijo Lorea Bilbao, la Diputada de Cultura de la Diputación de Bizkaia: “Ve, mira, aprende, disfruta y vuelve”. Eso es lo que haremos, y espero que en esta aventura de la que os seguiré haciendo participes en cada momento a través de este blog y de las redes sociales, disfrutéis conmigo de un desafío sin igual. ¿Te lo vas a perder?

1-3

1-19

 

1-21

1-29

 

1-24

 

1-7

 

1-25

 

1-27

 

1-11

Alex

;)

       

Últimas noticias

 
DESAFÍO | Donde casi todo se acaba
En medio de Azpeitia, dentro de la ambulancia, a punto de que mi vida se apague, pregunto a Andoni Ormazabal una y otra vez:  Andoni, hiltzen ari naz!! Andoni hil ingo naz?? Mediados de marzo. Aún nos encontramos en Nepal; ya rondan en mi cabeza nuevos retos y sobre todo pienso que volveremos a intentar el
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que