La paliza de cada día

IMG_0232
IMG_0186
10603549_552180704908974_4650742955951056057_n
10603500_551676621626049_7847534054986406166_n
10460201_551154245011620_4432412382018308493_n (1)
IMG_0239
IMG-20140810-WA0005
IMG-20140814-WA0001

14 de agosto. 5º día de pared.

Desde que salimos del campo base el día 10 ya hemos avanzado algo. No sé si mucho o poco, pero lo que sí sé es que los tres lo hemos dado todo. ¡Joer!, cuando Pelut me decía que el Big Wall es de las disciplinas mas destructivas que hay, yo le decía que sí, aunque sin mucho convencimiento. Pero después de cinco días en la pared suscribo cada letra de esa frase. ¡Esto es durísimo!

Cada mañana al despertarme necesito media hora para reaccionar. Es como si te dieran una paliza a diario. Es duro de verdad. Aquí no hay descanso alguno desde que te levantas hasta que te acuestas. Siempre hay algo para hacer. Si estás en una reunión, te pones a ordenar. No hay tiempo para descansar, salvo cuando nos metemos en el saco para dormir.

Desde que llegamos al campo base el  2 de agosto he descansado 1 día. Y hoy estamos a 14,de agosto. En total, 13 días de actividad sin parar. Y lo que nos queda… cada día que pase creo que será mas duro, porque cada vez estamos más altos. Hasta ahora hemos escalado 17 largos y estamos a dos del campo 3, al que llegaremos mañana si no hay contratiempos.

La jornada de ayer es el mejor ejemplo del o que os estoy diciendo sobre lo duro que es esto. Ayer que nos movimos del C1 al C2 y acabamos la jornada a las 3 de la madrugada. Al menos estamos en un campo 2 muy cómodo, en una gran terraza que nos da bastante vidilla.

Bueno, pues esto es lo que os puedo contar hoy. A ver que tal se porta el tiempo y podemos seguir avanzando.

Un saludo a todas y a todos desde la Gran Torre del Trango y hasta la próxima.

       

Últimas noticias

 
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que
AX | ¡Sorpresas te da la vida!
En ese instante de felicidad en el que pensaba que la mayor experiencia de mi vida no podría superarse, llega el italiano Reinhold Messner (Tirol del Sur, 1944) al Campo Base, mi mayor ídolo e inspiración, para apoyarme en mi reto de intentar ascender el Everest en invierno y sin oxígeno artificial. “El dios de