El comienzo de un nuevo ciclo junto a Trangoworld

Mañana 2 de Diciembre presentaremos ante los medios la inminente ‘Expedición Invernal Nanga Parbat 2016’. Será a las 10:30 en Bilbao, y aprovecharemos la ocasión para anunciar también que me incorporo al equipo Trangoworld con enorme ilusión y muchas ganas de colaborar.

TXIKON_TRANGOWORLD_5

Estreno patrocinador para la invernal del Nanga Parbat: confiaré para este gran reto en las prestaciones técnicas de la gama textil TRX2 de Trangoworld así como en las de sus mochilas, tiendas y sacos. Sin duda, experiencias extremas como esta –y las futuras– servirán para seguir mejorando la línea de productos más técnica y avanzada de Trangoworld: la TRX2.

Llevan casi 90 años dedicados al mundo del outdoor, de modo que les estoy muy agradecido por haber fijado su atención en mi trayectoria himalayista y por haberme además transmitido su satisfacción ante este nuevo ciclo como embajador de su marca en el mundo.

Encantado participaré activamente en el diseño y desarrollo de nuevos modelos que den respuesta a las necesidades del alpinismo más comprometido, y testaré de buena gana los resultados que vayamos obteniendo. Sin duda, incorporarme a un equipo de gente cercana dispuesta a interactuar me genera mucha confianza, seguridad e ilusión.

Os espero en la rueda de prensa de mañana para contaros todos los detalles de nuestro inminente proyecto en el Nanga Parbat; a las 10:30 en Bilbao, en la oficina CaixaBank de la Gran Vía 38.

TXIKON_TRANGOWORLD_2

TXIKON_TRANGOWORLD_7

       

Últimas noticias

 
DESAFÍO | Donde casi todo se acaba
En medio de Azpeitia, dentro de la ambulancia, a punto de que mi vida se apague, pregunto a Andoni Ormazabal una y otra vez:  Andoni, hiltzen ari naz!! Andoni hil ingo naz?? Mediados de marzo. Aún nos encontramos en Nepal; ya rondan en mi cabeza nuevos retos y sobre todo pienso que volveremos a intentar el
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que