Cumbre en el Volcán San Francisco (6.016m)

Miércoles 9 de Diciembre. Tras hacer noche en el refugio de Las Grutas (4.040m) junto a la aduana argentina, consideramos que debemos comenzar a concentrarnos en el que será nuestro primer seismil en este viaje a Los Andes argentinos.

ATxikon_TowardsCamp5200

Pero una nueva invitación por parte de nuestro amigo y principal contacto aquí –Mauricio– nos lleva a movernos unos 40 kilómetros hasta la zona de Chucula (4.400m), a la misma entrada al volcán homónimo de más de 5.000 metros. Mauricio y su equipo están inmersos en la esquila de las vicuñas, camélidos salvajes por cuya lana marcas como Louis Vuitton o Ermenegildo Zegna pagan 400 dólares el kilo. Quieren que seamos testigos de cómo llevan a cabo su labor, de lo hermosos que son estos animales, de la cantidad de fibra de vicuña que pueden obtener de una sola sesión de esquila y de cómo lo hacen todo de manera legal y bajo la supervisión de dos veterinarias.

ATxikon_Vicuñas_3

ATxikon_Vicuñas_2

Hacia las 12:00 del mediodía y habiendo conocido de cerca muchos de los detalles de este negocio, volvemos nuestra mirada a nuestro objetivo: el San Francisco (6.016m).

ATxikon_Fiambala

ATxikon_Camp5200

De modo que volvemos al refugio de Las Grutas (4.040m), preparamos nuestras mochilas con todo lo necesario para un par de días y ascendemos por carretera hasta El Paso San Francisco (4.750m), verdadera frontera entre Argentina y Chile. Allí dejamos el coche y caminamos durante aproximadamente una hora y media hasta los 5.200 metros de altura donde instalamos nuestras tiendas con intención de permanecer en este campo base improvisado durante dos noches antes de ascender a cumbre. El viento es fortísimo y a pesar de que encontramos varias barreras de piedras que nos protegerán, la tarea de montar las tiendas se vuelve francamente complicada y heladora.

Pernoctamos, padeciendo algún que otro episodio de dolor de cabeza intenso, pasamos el día 10 completo también a 5.200m, hacemos una segunda noche, y el miércoles 11 de Diciembre de madrugada, hacia las 06:00, arrancamos sin necesidad de encender nuestras frontales. Las primeras dos horas y media de ascensión transcurren a lo largo de una interminable diagonal que concluye en lo alto de una canal, a unos 5.800m de altura. Desde allí, bordeamos el enorme cráter del San Francisco y una hora y media después ya estamos en lo más alto. El viento es desagradable y frío, pero unas impresionantes formaciones nubosas nos retienen y entretienen sacando alguna que otra foto. El descenso es sencillo, el piso arenoso amortigua cada paso y nos permite casi dejarnos caer.

ATxikon_View5800

ATxikon_SummitClouds

Desmontamos el campamento y descendemos hasta el coche (4.750m) para dirigirnos al refugio de Las Grutas (4.040m) donde descansaremos durante un par de días, antes de apuntar al Incahuasi (6.638m), nuestro próximo objetivo.

       

Últimas noticias

 
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que
AX | ¡Sorpresas te da la vida!
En ese instante de felicidad en el que pensaba que la mayor experiencia de mi vida no podría superarse, llega el italiano Reinhold Messner (Tirol del Sur, 1944) al Campo Base, mi mayor ídolo e inspiración, para apoyarme en mi reto de intentar ascender el Everest en invierno y sin oxígeno artificial. “El dios de