CRÓNICA | Hemos empezado a equipar la cascada de hielo del Khumbu

Llevamos dos días equipando la cascada de hielo del Khumbu –entre el Campo Base y el Campo 1-. La verdad es que es lo que más miedo me da de la escalada al Everest, no quiero que nos atasquemos y estemos un mes equipándola. Hay que trabajar mucho, subiendo un montón de escaleras. En pocas palabras, hay que equipar un laberinto de un caos de bloques de hielo penitente.

2017-01-07-khumbu-14

2017-01-07-khumbu-22

2017-01-07-khumbu-25

2017-01-07-khumbu-8

2017-01-07-khumbu-10

Tenemos que transportar mucho peso entre Carlos y yo, y lo podéis ver en el Racetracker las vueltas que estamos dando para arriba y abajo. Para seguirme en directo: http://racetracker.es/rt/everestwinter

racetracker

2017-01-07-khumbu-17

2017-01-07-khumbu-11

2017-01-06-khumbu-11

2017-01-07-3

Creo que estaremos alrededor de un mes trabajando entre el Campo Base y el Campo 2; es decir, desde los 5250 metros a los 6.400 del C2. Por lo tanto, tenemos un largo camino por delante.

2017-01-07-khumbu-12

 

2017-01-07-khumbu-13

2017-01-07-khumbu-18

2017-01-07-khumbu-5

Hace muchísimo viento, se nos rompieron dos tiendas en el Campo Base; aun así salimos para arriba. Tiene su riesgo la cascada, pero vamos poco a poco, con cautela. Por ahora, hemos llegado a los 5600 metros y ya hemos fijado 700 metros de cuerda.

2017-01-07-khumbu-7

2017-01-07-khumbu-26

2017-01-07-khumbu-2

2017-01-07-khumbu-19

2017-01-07-khumbu-16

2017-01-07-khumbu-23

Los 11 escaladores estamos trabajando realmente duro; hay que portear mucho peso y el terreno es técnico, difícil y exigente.

2017-01-07-khumbu-20

2017-01-07-khumbu-28

2017-01-07-khumbu-21

2017-01-07-khumbu-4

2017-01-07-2

2017-01-07-1

2017-01-06-khumbu-13

Cuando el viento nos de tregua, volveremos de nuevo. La verdad es que me encuentro con fuerzas y estoy muy motivado. ¡Muchas gracias a todos!

2017-01-07-khumbu-3

2017-01-07-khumbu-6

Alex

;)

       

Últimas noticias

 
DESAFÍO | Donde casi todo se acaba
En medio de Azpeitia, dentro de la ambulancia, a punto de que mi vida se apague, pregunto a Andoni Ormazabal una y otra vez:  Andoni, hiltzen ari naz!! Andoni hil ingo naz?? Mediados de marzo. Aún nos encontramos en Nepal; ya rondan en mi cabeza nuevos retos y sobre todo pienso que volveremos a intentar el
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que