CRÓNICA | Hemos empezado a equipar la cascada de hielo del Khumbu

Llevamos dos días equipando la cascada de hielo del Khumbu –entre el Campo Base y el Campo 1-. La verdad es que es lo que más miedo me da de la escalada al Everest, no quiero que nos atasquemos y estemos un mes equipándola. Hay que trabajar mucho, subiendo un montón de escaleras. En pocas palabras, hay que equipar un laberinto de un caos de bloques de hielo penitente.

2017-01-07-khumbu-14

2017-01-07-khumbu-22

2017-01-07-khumbu-25

2017-01-07-khumbu-8

2017-01-07-khumbu-10

Tenemos que transportar mucho peso entre Carlos y yo, y lo podéis ver en el Racetracker las vueltas que estamos dando para arriba y abajo. Para seguirme en directo: http://racetracker.es/rt/everestwinter

racetracker

2017-01-07-khumbu-17

2017-01-07-khumbu-11

2017-01-06-khumbu-11

2017-01-07-3

Creo que estaremos alrededor de un mes trabajando entre el Campo Base y el Campo 2; es decir, desde los 5250 metros a los 6.400 del C2. Por lo tanto, tenemos un largo camino por delante.

2017-01-07-khumbu-12

 

2017-01-07-khumbu-13

2017-01-07-khumbu-18

2017-01-07-khumbu-5

Hace muchísimo viento, se nos rompieron dos tiendas en el Campo Base; aun así salimos para arriba. Tiene su riesgo la cascada, pero vamos poco a poco, con cautela. Por ahora, hemos llegado a los 5600 metros y ya hemos fijado 700 metros de cuerda.

2017-01-07-khumbu-7

2017-01-07-khumbu-26

2017-01-07-khumbu-2

2017-01-07-khumbu-19

2017-01-07-khumbu-16

2017-01-07-khumbu-23

Los 11 escaladores estamos trabajando realmente duro; hay que portear mucho peso y el terreno es técnico, difícil y exigente.

2017-01-07-khumbu-20

2017-01-07-khumbu-28

2017-01-07-khumbu-21

2017-01-07-khumbu-4

2017-01-07-2

2017-01-07-1

2017-01-06-khumbu-13

Cuando el viento nos de tregua, volveremos de nuevo. La verdad es que me encuentro con fuerzas y estoy muy motivado. ¡Muchas gracias a todos!

2017-01-07-khumbu-3

2017-01-07-khumbu-6

Alex

;)

       

Últimas noticias

 
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que
AX | ¡Sorpresas te da la vida!
En ese instante de felicidad en el que pensaba que la mayor experiencia de mi vida no podría superarse, llega el italiano Reinhold Messner (Tirol del Sur, 1944) al Campo Base, mi mayor ídolo e inspiración, para apoyarme en mi reto de intentar ascender el Everest en invierno y sin oxígeno artificial. “El dios de