Breve pero intensa visita a la Argentina. Primera parada: Fiambalá.

Me gustaría compartir con vosotr@s algunas imágenes de un viaje reciente a la provincia argentina de Catamarca, más concretamente a la región de Fiambalá, cuyos parajes recomiendo visitar a tod@s l@s amantes de la montaña y el medio natural más salvaje. Situada al noroeste del país, esta provincia de 102.000 kilómetros cuadrados limita al oeste con Chile y, de hecho, el cerro de Fiambalá constituye la continuación argentina del desierto chileno de Atacama.

P1030807_TX

En esta ocasión volamos, como viene siendo habitual, con la compañía aérea Turkish Airlines. Tras la escala en Estambul, cruzamos el Atlántico para aterrizar en Buenos Aires, desde donde volvemos a despegar rumbo a la ciudad de Salta. Allí nos espera el amigo Mauricio, quien nos llevará, por carretera, hasta Fiambalá, municipio muy conocido entre los seguidores de rallyes desde que, a partir del año 2009, fuera sede del Rally Dakar en varias ocasiones.

Las seis horas de coche sirven a modo de aperitivo: las formaciones rocosas a través de las cuáles avanza la ruta son increíbles, de color rojo intenso, áridas… es, sin duda, uno de los paisajes de altura más inhóspitos que han visto mis ojos. De hecho, alberga innumerables seismiles y muchas de las montañas más altas de los Andes: Ojos del Salado (6.893m), Pissis (6.795m), Bonete (6.759m), Tres Cruces (6.748m), Mercedario (6.720m), Cazadero (6.658m), Incahuasi (6.621m) y El Muerto (6.488m).

Pero, de momento, la primera parada de esta breve pero intensa visita nos deja en el mismo pueblo de Fiambalá, a unos 1.500 metros de altura. Caminata a pie hasta las termas donde un baño nos reconforta y nos ayuda a recuperar la espalda machacada después de tantas horas de vuelo.

Al día siguiente, todavía con el jet lag a cuestas, nos aventuramos a trotar y sudar de lo lindo a través del terreno desértico que caracteriza a este rincón del planeta que, por cierto, según aseguran los entendidos, sirve de verdadero filtro durante el Rally Dakar.

P1030908_TX

P1030912_TX

P1030923_TX

P1030818_TX

P1030841_TX

P1030836_TX

P1030810_TX

P1030878_TX

P1030852_TX

       

Últimas noticias

 
DESAFÍO | Donde casi todo se acaba
En medio de Azpeitia, dentro de la ambulancia, a punto de que mi vida se apague, pregunto a Andoni Ormazabal una y otra vez:  Andoni, hiltzen ari naz!! Andoni hil ingo naz?? Mediados de marzo. Aún nos encontramos en Nepal; ya rondan en mi cabeza nuevos retos y sobre todo pienso que volveremos a intentar el
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que