CRÓNICA | Los primeros días en el Campo Base (5.250 m)

El Campamento Base (5.250 m). Nuestra casa y habitaculo durante las próximas semanas. Es un verdadero lujo ser la única expedición en el CB; puesto que durante el año, suele estar masificado. Pero, por suerte, en invierno, somos los únicos habitantes a los pies del techo del mundo.

2017-01-06-cb-9

 

5 de enero, primer día en el Campo Base. Montamos todas las tiendas, ponemos cada cosa en su sitio, nos aclimatamos a dicha altura, y comenzamos, en la medida de lo posible, a crear un espacio acogedor en el que poder sentirnos como en casa.

img-20170105-wa0021

img-20170105-wa0022

6 de enero, hemos amanecido con fuerza tras la primera noche en el CB y nos hemos dispuesto a preparar la Puya, una celebración budista para atraer a la buena suerte. Hemos depositado nuestro material (botas, crampones…) y los hemos bendecido. La verdad es que… ¡hemos vivido momentos muy emocionantes!

2016-01-06-puya

 

2016-01-06-puya-2

 

2016-01-06-puya-3

 

Aquí, tenemos una temperatura entre los 14-18 grados bajo cero, y disponemos de varias horas de luz; concretamente, entre las nueve y media de la mañana, y las cuatro de la tarde; ¡un valor incalculable para nosotros!

2017-01-06-cb-1

 

2017-01-06-cb-2

 

2017-01-06-cb-3

 

2017-01-06-cb-5

 

2017-01-06-cb-8

 

Tengo muy buenas sensaciones, me siento con mucha fuerza y ganas. Esto es duro, hay que trabajar muchísimo, pero estoy muy contento; con confianza.

2017-01-06-cb-4

 

2017-01-06-cb-12

 

2017-01-06-cb-14

 

2017-01-06-cb-11

 

2017-01-06-cb-6

 

2017-01-06-cb-10

 

2017-01-06-cb-13

 

Alex

;)

       

Últimas noticias

 
TRAILER | “Everest, un reto sobrehumano”
Aquí va un adelanto de la película que resume la expedición más dura de mi vida y uno de los mayores desafíos en el mundo del alpinismo: intentar ascender el Everest en puro invierno y sin la utilización de oxígeno artificial. Fechas del estreno: - El 9 de noviembre a las 19:30 h en el
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que