Visita a las Adrspach Rocks junto a Maciek Ciesielski y Raphael Slawinski

ladek_zdroj 2014-10_txikia

El XIX. Festival de Cine de Montaña de Ladek-Zdrój (Polonia) me ha dejado recuerdos inolvidables, entre los cuales guardo con especial cariño los gestos de reconocimiento recibidos y la enorme afición a la montaña que caracteriza a las gentes polacas, así como las formidables intervenciones de los veteranos Kurt Diemberger y Wojciech Kurtyka ‘Boitek’. Con 82 y 67 años respectivamente, estos dos mitos del alpinismo derrochan vitalidad a raudales y son, no cabe la menor duda, un claro ejemplo de compromiso, buen hacer y humildad. Tanto yo como los cientos de personas allí reunidas seguimos ensimismados el relato de las hazañas llevadas a cabo por estos dos curtidos montañeros en una época en la que el alpinismo respiraba algo más de romanticismo.

ladek_zdroj 2014-21_txikia

La visita a las Adrspach Rocks junto a Maciek Ciesielski y Raphael Slawinski es otra de las experiencias bonitas que me ha regalado este viaje. En la frontera entre Polonia y la República Checa existe un lugar muy especial: es un conjunto de paredes de arenisca con forma de tótem. Fueron los alemanes quienes en 1960 coronaron por primera vez una de estas torres; pero son muchísimas las que aún quedan por hollar.

Sin embargo, resulta llamativo que los escaladores locales y todo aquel que se acerca a este lugar sigue respetando el estilo que emplearon los pioneros. En Adrspach Rocks, los seguros están en lo alto o, en el mejor de los casos, a unos cuántos metros del suelo, por lo que se debe ascender empotrando la cuerda en las fisuras evitando así que estas se resquebrajen. El nivel de exigencia, por lo tanto, es muy elevado, incluso afirmaría que el/la que escala aquí puede hacerlo en cualquier otra pared del mundo. Es la consecuencia a la que llegamos el guía de montaña polaco Maciek Ciesielski y el canadiense Raphael Slawinski (Piolet d´Or 2014 por la primera ascensión al K6) durante nuestra visita.

Una escapada muy recomendable.

       

Últimas noticias

 
DESAFÍO | Donde casi todo se acaba
En medio de Azpeitia, dentro de la ambulancia, a punto de que mi vida se apague, pregunto a Andoni Ormazabal una y otra vez:  Andoni, hiltzen ari naz!! Andoni hil ingo naz?? Mediados de marzo. Aún nos encontramos en Nepal; ya rondan en mi cabeza nuevos retos y sobre todo pienso que volveremos a intentar el
CRÓNICA | ¡Hasta pronto, Everest!
Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que